plantas de interior

5 tips importantes para cuidar las plantas de interior

Ya lo sabemos, ahora tienes plantas de interior y sus hojas están amarillas, resecas y otras hasta se caen. Pareciera que tus atenciones realmente no son las mejores o, simplemente no sabes cómo cuidarlas. Ya te has dado cuenta de que la vida de las plantas dentro del hogar no es tan sencilla.

Las condiciones de tu hogar siempre serán óptimas para ti, pero para tus plantas no siempre será igual. Es por ello que hemos elaborado un listado como los mejores tips para cuidar plantas de interior de todo tipo. ¿Te interesa? Pues, vamos a ello.

Proporciona una fuente de luz adecuada

Una notable ausencia de luz es más que suficiente para que las plantas de interior nos muestren su peor cara.

No todas ellas aceptan esto de igual forma. El bambú de la suerte, aspidistra, helechos y bromelias no requieren de tanta luz, pero no todas las plantas de interiores son iguales. 

Siguiendo el promedio, estas plantas se deben colocar cerca del balcón, en ventanas, galerías o vidrieras. Espacios ideales para que puedan realizar su función vital, la fotosíntesis.

De no ser así y, mientras tengan energía, la planta buscará luz de forma desesperada, llegando a alargar sus tallos anormalmente y generando hojas más grandes. Pero tal mecanismo no siempre las libra de este mal, ya que rápidamente se pueden percibir graves afecciones.

Corrige su ubicación antes de que notes hojas amarillas o comiencen a caerse. Colocarlas en sitios iluminados, pero donde la luz no les dé todo el día será lo mejor, un equilibrio natural.

Verifica la cantidad de agua que utilizas para regarlas

Las plantas de interior, ya que están en espacios cubiertos mayormente, no requieren de un riego tan frecuente.

Nos acostumbramos a regar abundantemente las plantas durante el verano, para luego reducir tal frecuencia en el invierno. Siendo así estás haciendo lo correcto, pero para plantas de exteriores. Las plantas de interior no se ven tan afectadas por las estaciones.

No es que no debas aumentar el riego durante el verano. Es algo oportuno hacerlo, pero no tan frecuente como lo harías con una planta de exterior. Aunque si no sabes cuándo hacerlo, comprueba los niveles de humedad de la tierra y sal de dudas.

Un riego adecuado es más que importante para plantas como orquídeas, coleo, cheflera o el filodendro. Esto debido a que no toleran los efectos de la descomposición por mucho tiempo. A fin de solventar un poco esto, selecciona macetas de materiales transpirables o cerámica, y sustratos aireados y ligeros.

Podrías regar tradicionalmente desde arriba, procurando no mojar mucho la tierra. Esto se debe a que existen plantas que son mucho más sensibles a la aparición de hongos y a una descomposición rápida a través de su cuello. Las orquídeas son el mejor ejemplo de esto, aunque también la cretona y el coleo.

Siempre comprueba que los recipientes gocen de un óptimo drenaje. Los agujeros obstruidos quizás lleguen a ser «homicidios involuntarios» que no te van a eximir del más triste resultado.

Los clásicos platos bajo las macetas, llenos de agua que sobra, son otro típico caso de mortalidad. Justo cuando cumplan con su función vacíalos inmediatamente. Aunque también los podrías llenar con rocas pequeñas o grava para que el agua no contacte directamente con la planta.

Niveles de humedad óptimos en el ambiente

Este consejo será bastante apropiado para plantas de interior como el espatifilo, el croton, tronco de Brasil y costilla de Adán, por ejemplo. Esto se debe a que todas ellas son tropicales y requieren de altos índices de humedad en el ambiente.

Está más que claro que las condiciones residenciales distan del clima tropical, lo cual generaría ciertos inconvenientes en las plantas. Unas hojas con puntas secas tienden a ser los síntomas más comunes, pero con solo mojarlas un poco, sin tocar las flores, esto se soluciona.

Si no cuentas con mucho tiempo, puedes recurrir a los platos con arcilla expandida, grava o algún elemento que aísle el suelo de la maceta del agua. El líquido se va a evaporar lentamente, añadiendo un ambiente húmedo muy beneficioso para tu planta.

Temperatura ideal

Cambios bruscos de temperatura son problemas habituales que generan una rápida pérdida de hojas. Entre los 15 y 25 °C estas plantas se encuentran cómodas, soportando ciertas variantes, pero cambios pronunciados no. Aires acondicionados o radiadores deben encontrarse lo más alejado posible de ellas.

Cambios de maceta

Trasplantes a macetas más grandes será algo inevitable para que las plantas crezcan. Excepto para algunas como las orquídeas. No es la mejor opción que sus raíces se enrollen, ya que llegará un punto en el que se queden sin aire.

Sería bueno que consideres usar un sustrato adecuado, ya que usualmente vienen con bases de turba. Estas son muy poco nutritivas y al dejarse secar son muy complicadas de hidratar nuevamente.