Los granjeros piden precios justos por la leche

El refrán dice: No llores por la leche derramada, pero estos agricultores dicen que simplemente no pueden seguir adelante con los precios actuales.

Esta manifestación es para conmemorar el décimo aniversario de una protesta en la que los productores de leche belgas rociaron 3 millones de litros de leche sobre el mismo campo en el que se encuentran ahora.
«Estamos exactamente en la misma situación que los productores lácteos hace diez años, cuando ya no tenían cuotas y tuvieron que trabajar por debajo de sus costos de producción, por lo que perdieron dinero produciendo leche», dice Jean-Jo Rigo, un agricultor, a nuestro reportero.

No solo se quejan los productores de leche

Alrededor de 600 tractores de Bélgica, Francia, Alemania, Luxemburgo y los Países Bajos se presentaron para expresar sus demandas de cuotas de producción que esperan que aumenten los precios.

La diferencia entre esta protesta y la de hace diez años es que no son sólo los productores de leche los que sacan sus tractores al campo, sino también los productores de cerdos, vacas, ovejas y cultivos herbáceos los que están descontentos con los precios.

Los agricultores dicen que los acuerdos comerciales de la UE con Canadá y el bloque latinoamericano Mercusor están inundando los mercados europeos.

Dicen que los ciudadanos deben boicotear todos los productos importados y sólo comprar en el mercado local.

«La política agrícola europea es la única política que está totalmente integrada en la UE y, además, es utilizada por la dirección comercial europea como palanca en los tratados internacionales», dice Hugues Falys – FUGEA a Euronews.

La Comisión Europea acaba de poner en marcha un nuevo conjunto de medidas destinadas a reforzar la transparencia en torno a la fijación de precios de los productos.

Pero los agricultores dicen que a menos que se tomen más medidas para apoyarlos cuando se renueve la política agrícola de la UE después de 2020, sus sentimientos hacia los que están en el poder seguirán siendo amargos.